sábado, 2 de abril de 2011

¿Estoy dispuesto a rendirme?

Rendirse es entregarse a la causa original del propio ser. Rindiéndote a un poder superior, adquieres una familiaridad íntima con lo más elevado que hay dentro de ti: tu auténtico ser, infinito y co-creador. Tal como dice Lao-tse: "Si estás dispuesto a que él te viva, lo verás en todas partes, incluso en las cosas más comunes" Ríndete y no te aferres a la idea, generada por el ego, de que el mundo está jugando sucio contigo. Llegaste aquí cuando te tocó llegar, y te marcharás cuando sea el momento, independientemente de tu opinión al respecto. "La madurez espiritual se basa en la disposición a renunciar a todo. La renuncia es el primer paso. Pero la verdadera renuncia consiste en darse cuenta de que no hay nada a lo que renunciar, puesto que nada es tuyo" (N. Maharaj) Aunque te pueda resultar difícil asimilarlo, cuando renuncias produces riqueza. Y "aunque ahora te pueda parecer extraño, aquello a lo que te rindes se convierte en tu poder" (Lao-tse)

No hay comentarios:

Publicar un comentario